La eficiencia energética (EE) es el uso de la energía de forma eficiente que nos permita realizar todas nuestras actividades y ahorrar costes. Se trata de implementar medidas para disminuir el consumo de energía tanto en el hogar como en las empresas. Pero, ¿qué sucede con la energía eléctrica que consumimos en nuestros establecimientos donde, en la actualidad, desembolsamos grandes cantidades de dinero al año? ¿Tenemos dispositivos que controlen lo que consumimos indicando en tiempo real lo que gastamos en cada momento? ¿Disponemos del asesoramiento adecuado para ahorrar en nuestros facturas eléctricas ?

Estas son algunas de las preguntas que se plantean muchos usuarios y propietarios de empresas y éstas son las que deberíamos responder cuando nos encontramos en la fase de planificación de un negocio.

Hoy en día la eficiencia energética abarca muchos sectores: desde el sector retail de la moda y los complementos, sector restauración y el hotelero así como el residencial.

¿Qué debemos tener en consideración para conseguir una correcta gestión de los consumos y, por tanto, un ahorro energético?

El primer aspecto a tener en cuenta es el humano, es decir, el equipo de trabajo. Éste es un punto clave de todo el proceso. Un cambio de hábitos y actitudes junto a una mayor concienciación ayudará a conseguir el objetivo principal. La optimización de la energía. La implicación y compromiso de todo el personal en políticas medioambientales y responsabilidad social corporativa – RSC de la empresa permitirá reducir o dejar de realizar ciertas actividades que favorecen el consumo de energía. Con la participación de todos ellos sumado a nuevas tecnologías y la monitorización de la energía fomentaremos el ahorro energético.

Es importante saber que actualmente en el mercado existen más de 200 comercializadoras de energía según la CNMC, pero el inconveniente con el que nos encontramos diariamente es que las compañías siempre contratan las mismas, es decir, las más conocidas.

Uno de los problemas a los que se enfrentan las pequeñas y medianas empresas es que desconocen si la potencia contratada es la correcta para sus espacios.
Conocer lo que un negocio consume en términos de energía es imprescindible para conseguir ahorro energético y, a la vez, básico para poder contratar la comercializadora que mejor servicio ofrezca de acuerdo a dicho consumo.

¿Cómo podemos obtener datos para mejorar la eficiencia energética?

Hoy en día es fácil con la tecnología que tenemos a disposición, ya que nos permite realizar trámites de forma inmediata y virtual con móviles inteligentes pudiendo comunicarnos con clientes y proveedores. En este caso, con la monitorización de la energía y el control en tiempo real de lo que sucede en nuestras instalaciones, nos facilitará el dar un paso hacia la digitalización de las mismas, pudiendo así obtener ahorros en nuestras facturas eléctricas.

Desde una plataforma web sencilla y con el asesoramiento adecuado, podríamos alcanzar importantes ahorros, además de influir en el uso responsable en nuestros puestos de trabajo de forma más eficiente.

IOT ( Internet of Things)

En la eficiencia energética todos los elementos de una instalación son cruciales para obtener los máximos beneficios.

Por esta razón desde la plataforma Sigeen se puede realizar:

  • El Control de los consumos eléctricos.
  • Encendido/Apagado de Dispositivos
  • Control de Equipos de Climatización
  • Consumos de Agua y Gas
  • Y mucho más

Permitiendo que todos ellos puedan interactuar entre sí, adaptándose a las necesidades del usuario en cada momento.